Crema semi-helada de remolacha con un toque tailandés

Otra receta fácil y rápida para abrir el apetito. Un bocado refrescante para un aperitivo muy chic o para servir a mitad de una comida. Os aconsejo prepararlo el día anterior o varias horas antes de servirlo.

Para 4 personas necesitaréis:

  • 3 remolachas frescas (crudas) del mercado o de vuestro huerto
  • Un brick pequeño de crema de coco (poner en la nevera unas horas antes)
  • 2 cucharadas de pasta de curry rojo tailandés (dependiendo de la especia deseada)
  • Un palito de citronela o, en su defecto, el zumo de dos limones (aunque puede variar un poco el sabor)

Cortad en trocitos muy pequeños el palito de citronela. Ponedlo en un recipiente y añadid 100 ml de agua hirviendo. Dejad infusionar durante 10 minutos, recuperad el zumo obtenido y ponedlo a enfriar.

Pelad las remolachas, cortadlas y pasadlas por la picadora. Al puré obtenido, agregadle la mitad de la infusión de citronela/del jugo de limón y la pasta de curry rojo. Añadid un cuarto del brik de crema de coco y mezclad hasta obtener una consistencia espesa y suave. Dejad reposar la mezcla en la nevera.

Por otra parte, verted la crema de coco restante en un tazón y montadla con la ayuda de una batidora (puede resultar más fácil con un Bio Chantio o Fix Bio). Cuando la crema batida esté lo suficientemente firme, dejadla reposar también en la nevera.

Reservad unas cucharadas de esta crema batida para decorar en el momento de servir.

30 minutos antes de servir, mezclad la crema batida con la mezcla de remolacha, y removed con suavidad. Luego, dejad reposar la mezcla final en el congelador durante 30 minutos.

Para servirlo, os recomiendo hacerlo en vasos o copas transparentes y añadirle una pequeña cucharada de la crema batida en la parte superior. ¡Y listo!

A %d blogueros les gusta esto: